19 mar. 2018

Libertades con la libertad de prensa

thepost2

Sobre The Post (Steven Spielberg, 2017)

Recuerdo una secuencia central en Lincoln (Steven Spielberg, 2012) en la que se llevaba a cabo un proceso de votación. Con el acompañamiento musical de John Williams veíamos, en planos cercanos y detalles, todos los elementos que hacen al funcionamiento de la democracia (montado a la manera de un proceso), y con ella a la abolición de la esclavitud. Por la película y toda su construcción previa resultaba casi imposible distanciarse de la potente belleza de la secuencia.

15 mar. 2018

Tomb Raider

tombraider1

Sobre Tomb Raider (Roar Uthaug, 2018) | Para A Sala Llena

Hace algunos años, cuando le preguntaron a John Carpenter cuáles eran sus videojuegos favoritos del año, puso entre los mejores a Tomb Raider: Survivor, de 2013. Resignado ante la poca frecuencia de películas que viene manejado el maestro, incursioné en su recomendación lúdica. Independientemente de mi estima incondicional hacia el maestro, el juego me pareció excelente. No jugaba a Tomb Raider desde aquella edición en la que Lara Croft, su ya célebre personaje, arrancaba la aventura luchando contra un tigre en medio de la selva. Pasaron muchos años y ahora los videojuegos de aventuras tienen, además de gráficos sorprendentes, construcciones narrativas mucho más complejas, con escenas casi “fílmicas” y un entramado de personajes más amplio.

9 mar. 2018

Death Wish

deathwish

Death Wish (Eli Roth, 2018) | Para A Sala Llena

Desde que dejó la saga Hostel, Eli Roth parece estar perdido. Sus últimas dos películas fueron un intento de cine político (The Green Inferno) que le salió algo canchero e ingenuo, y un intento de feminismo (Knock Knock) que le salió como un chiste tonto. Pero lo realmente inesperado es que un realizador tan reivindicador de los maestros politizados del terror de la generación del 70 haya hecho, tal vez por dinero, tal vez por diversión, una película lisa y llanamente facha. Conociendo algunos de sus discursos de grandilocuencia, hasta podríamos decir que tal vez para Roth exista algo muy interesante (y muy secreto…) en su experimento de narrar una fantasía de derecha norteamericana en la que el film se vuelve el medio en el que toman forma los deseos de asesinar criminales en las calles de Chicago.